UN RECORRIDO POR LA COMUNIDAD DE SAN MIGUEL PANÁN

Pese a la pobreza, las obras vienen aliviar las necesidades de la localidad.

Por: Steve Berducido

Era la mañana del jueves 31 de julio, recién se había levantado el sol y el autor de la presente nota se reunía con miembros de la Corporación Municipal y del Comité de Desarrollo Local, visita planificada con un solo objetivo: tener un acercamiento desde el punto de vista periodístico con la realidad local y evaluar si las acciones municipales realmente tienen un impacto en el desarrollo integral de hombres, mujeres y niños de esta comunidad.

Para llegar al lugar, me desplace en un vehículo de doble tracción que condujeron por un camino de terracería, en un ambiente boscoso, bajo un cielo nublado que advierte que estamos a la entrada del invierno.  Campesinos que caminan a la vera del camino, amablemente  alzan su mano para saludarnos y darnos así la bienvenida y advertimos a la vera del camino un rótulo que anuncia: “Parcelamiento Candelaria”.  Hemos llegado a una comunidad de San Miguel Panán.

Atendiendo la solicitud efectuada para investigar sobre el nivel de pobreza en el municipio, el Alcalde Municipal, Sr. José Antonio Más, nos acompaña en la visita al lugar para constatar la situación actual de los pobladores.

Increíblemente, al ingreso se apreciaba bajo un entorno pobre, desolado, quizá abandonado.  Pero para sorpresa mía, el lugar cuenta con drenajes de aguas negras, agua potable, electricidad, puentes vehiculares, edificios escolares, camino adoquinado hasta la comunidad.  Y me pregunto: ¿si aquí pueden ejecutarse estas obras, por qué no en todas las comunidades del departamento y del país?

Y aunque esta localidad es catalogada como una de las más pobres del país, en el lugar comprendo que esta calificación de pobreza solamente cuantifica el bienestar de los hogares; no califica su infraestructura, porque cuando se recorre el municipio completo con los miembros de la Comuna, las sorpresas continúan ya que en la mayoría de las viviendas, los servicios básicos se aprecian inmediatamente.  Aparte de lo mencionado anteriormente también se observan edificios de salud, tanques elevados para sistemas de agua potable y  canchas deportivas.

Este municipio no es de los más afortunados en cuanto a los aportes económicos constitucionales de parte del Estado.  Sin embargo, el uso racional de éstos ha tenido como feliz consecuencia que el desarrollo esté llegando a las comunidades. Y como dijo el concejal primero, señor Cristóbal Juárez: “somos un pueblo pequeño, pero con ganas de salir adelante”.  A lo que manifiesta el señor Rodolfo López, Jefe de la oficina Municipal de Planificación: “Es el esfuerzo de todos”.

A las catorce horas, ya el sol abrasa fuertemente la piel de todos los presentes,  la hora del almuerzo se ha rebasado y la jornada tiene próximo su fin.  Media hora más tarde, abordamos el vehículo y se emprende el regreso hacia la cabecera municipal.

A las quince horas, el respectivo saludo de despedida y cada quien a sus labores cotidianas, pues las calorías requeridas en las definiciones anteriores ya son necesarias.  El señor Alcalde al final expresa su secreto del éxito: “trabajar y encomendarse mucho a Dios” – dice – .

Las personas de la región opinan, que en equipo y con las ideas de varias personas comprometidas profundamente con nuestro país, Guatemala puede salir adelante.

 

Uno de los más pobres

San Miguel Panán con 9,007 habitantes (2,300 en el área urbana y 6,707 en el área rural) es considerado uno de los más pobres del departamento y del país.   Según la Secretaría General de Planificación y Programación de la Presidencia, este municipio ocupa el segundo lugar con 86.02% en pobreza general (solamente después de San Lorenzo con 88.06%) y por ende solamente 13.98% son considerados no pobres (la línea de pobreza general está definida por una cifra en quetzales indispensable para satisfacer las necesidades mínimas en calorías, así como otras necesidades no alimenticias – transporte, educación, salud -).  Mientras que la pobreza extrema estimada es de 45.64% con el nivel más alto de todos los municipios de Suchitepéquez, seguido de San Francisco Zapotitlán con 38.28% y San Lorenzo con 35.58%    (la línea de pobreza extrema está definida por una cifra en quetzales indispensable para satisfacer únicamente un consumo mínimo de calorías).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s