Noviembre, en el mundo artístico

Jueves, 21 de agosto del 2014

nove

Sergio Haroldo Briones Díaz o, como le conocen entre sus numerosas amistades, “Noviembre” es, si no el único, uno de los pocos entrenadores vocales que existen en Guatemala. Originario de Quetzaltenango, reside actualmente en la Ciudad de Guatemala.

A pesar de ser muy popular entre sus conocidos, también resulta ser un personaje escondido en un mundo diferente al que muchos conocen. En un mundo que sólo conocen los verdaderos artistas.

Ha trabajado con artistas como Ricardo Andrade, Rony de León, Herberth Lima “el Güero”, Blues Joel, e incluso Giovanni Pinzón de Bohemia Suburbana.

Noviembre es casi un intermediario entre el ámbito musical y todo aquel que tenga un pequeño interés por este mundo. Habla con elocuencia mientras es bombardeado con preguntas sobre su vida, profesión y filosofías que rigen su vida.

 

¿Qué tipo de carrera ejerce?

“Creo que ejerzo una carrera que está muy cercana a la alquimia, la magia y la charlatanería. Es una profesión en la que hago mucho en un país donde casi no hay nada. Eso para mí es algo así como hacer magia, como un arte oscura.

Trabajo actualmente en el área de formación a nivel artístico cultural y también en el entretenimiento. Estoy trabajando en algo que casi no ha habido aquí en Guatemala y si ha habido, ha habido muy poco. Soy entrenador vocal.

Tengo la oportunidad de trabajar con unos artistas muy buenos e influir en su proceso de formación profesional. Tengo la suerte de trabajar con unas personas que tienen mucho talento.

 

¿No ha encontrado en sus andanzas algún otro entrenador vocal?

Había una chica por allí de apellido Ramírez, creo. Que ejercía como entrenadora vocal o algo por el estilo. Me parece que sí habrá más personas trabajando por ese campo. Ahora, profesionales de canto hay muchos, muy buenos, que trabajan en el área de canto. Pero lo que yo trabajo del entrenamiento vocal es una base técnica mucho más amplia. Cubre todo el proceso de producción vocal: el aparato fonador, el conocimiento, el uso y conciencia de todos los elementos que intervienen en la producción vocal.

 

¿Cómo llegó a formarse como entrenador vocal?

He tomado clases con varios maestros. Incluso, en este momento estoy estudiando producción y promoción musical. Es un pénsum de estudios que lo están realizando en conjunto a la Universidad de San Carlos de Guatemala y la Asociación de Autores, Editores e Intérpretes de Guatemala AEI. Aparte de eso he podido trabajar con varios profesores a nivel personal como Karen Rádimo, entre otros. Y, como siempre sucede, hay un 50% tal vez, de autoformación y de investigación propia. Aparte de que tengo la suerte de tener un par de amigos que son soniátras. Me parece que muchas de las conversaciones que he tenido con estas personas se han vuelto como clases magistrales en el proceso fonitivo del ser humano. Todas esas cuestiones me han ido formando.

 

¿Desde pequeño sabía que quería dedicarse al arte?

Creo que todo esto comenzó por culpa de unos mis tíos. Cuando era niño, vivía en Xela. Soy de Quetzaltenango. Pero yo tengo unos tíos que son músicos. Todos mis tíos son marimbistas de la marimba Hurtado Hermanos. Yo debería haberme llamado Sergio Haroldo Briones Hurtado, no Díaz. Pero por un montón de circunstancias que aquí no caben, mi mamá terminó llamándose simplemente María Cristina Díaz, Pero eso no intervino nunca a que mis tíos crearan una relación muy estrecha con mi mamá.

Cuando la marimba Hurtado Hermanos ensayaba allá en Quetzaltenango, lo hacían a puerta abierta y toda la gente llegaba a ver cómo tocaban los maestros y cómo ensayaban. Claro, esos ensayos se volvían muchas veces en parranda. Mi papá me llevaba a verlos y mis tíos se ponían a tocar marimba y me sentaban en una cajita para que me pusiera yo a tocar marimba. Y el chiste era que tocaban algún tipo de melodía y me pedían a mí que lo hiciera y cuando yo lo hacía era risadas las que se escuchaban. A mí me daba miedo, yo salía llorando de allí. Creo que lo malo era que nunca me decían que si lo hacía bien o mal, sólo se reían.

En fin… siempre estuve envuelto en ese rollo de la música. Hasta que pasó lo inevitable. Dejé la niñez y terminé metido estudiando Letras. Terminé dando vueltas en una empresa que embotella aguas. Pero de alguna u otra forma me ví envuelto en la música. Me ofrecían trabajos por ese estilo y me dí cuenta que mi vida no era eso de estar vendiendo “agüitas” embotelladas y renuncié.

 

¿Cuál es el mensaje que quiere plasmar en sus alumnos a quienes entrena vocalmente?

Quiero inculcarles para que sepan cuánto valor tiene su trabajo. El proceso que ellos (los alumnos) llevan, no es solamente físico-vocal. Si no que también es un proceso de conciencia y de autoestima y valor donde realizan una visión más completa del peso vital humano.

Todo lo que ellos son, lo que piensan, lo que leen, lo que estudia, todo lo que pueden llegar a ser los seres humanos sensibles. Y ellos, como guatemaltecos, lo pueden plasmar usando la voz como herramienta. Quiero que se den cuenta que el campo de batalla no está afuera. Está adentro. Que hay que ganarse a sí mismo.

 

¿Cuál podría decir que es su filosofía de vida?

Te puedo decir que es un humanismo pragmático. Es el día a día. El hecho de aprovechar el día en la mejor forma posible y cada paso que se da es el único posible.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s